AYURVEDA -TANTRA – YOGA – DANZAS- MEDITACIONES

Cita

Tónicos para el ser (DUERME BIEN ENCUENTRA TU RITMO )

DUERME BIEN ENCUENTRA TU RITMO 

18-Yoga

Duerme a la misma hora con regularidad: si es a las once de la noche, que sea a las once. Mantén esa hora regular y pronto el cuerpo entrará en un ritmo. No cambies la hora, porque confundirás al cuerpo. Hay un ritmo biológico y el cuerpo le ha perdido la pista. Así que si decides ir a la cama a las once, que sea fijo; suceda lo que suceda tendrás que acostarte a las once. Puedes decidir que sean las doce, no importa la hora, pero tiene que ser regular. Ese es el primer paso.
Antes de acostarte, baila vigorosamente durante media hora para que todo el cuerpo pueda deshacerse de todas sus tensiones. Si tienes problemas de insomnio, seguramente te acuestas con las tensiones; eso es lo que te mantiene despierto. De modo que si te vas a dormir a las once, empieza a bailara las diez. Baila hasta las diez y media.
Luego toma una ducha o un baño caliente. Relájate en el baño durante quince minutos. Deja que todo el cuerpo se rela­je: Primero el baile para que todas las tensiones salgan, luego una ducha caliente. Un baño de tina caliente es mucho mejor que una ducha, porque puedes acostarte en la tina durante media hora o quince, o veinte minutos y relajarte.
Luego come algo, cualquier cosa caliente estará bien, no fría. Bastaría con leche caliente con miel y cúrcuma; luego acuéstate. Y no leas antes de dormir, nunca.
Éste debería ser el programa, un programa de una hora: baila, báñate, come algo, (lo mejor es leche caliente miel y cúrcuma ), y luego duerme. Apaga la luz y duérmete. No te preocupes por que el sueño llegue o no. Si no llega, quédate acostado en silencio y fíjate en tu respiración. No respires demasiado ya que eso te mantendría despierto. Deja la respiración tal cual, en silencio, pero sigue fijándote en ella: entra y sale, entra y sale… Es un proceso tan monótono que pronto estarás bien dormido. Todo lo monótono ayuda. Y la respiración es absolutamente monótona, no cambia… Sale y entra y sale y entra…
También puedes usar las palabras “entrando” y “saliendo”, “entrando” y “saliendo”. Eso se convierte en una meditación trascendental. iY la meditación trascendental es buena para dormir, no para despertar!
Si no llega el sueño, no te levantes. No vayas al refrigerador a comer, ni leas ni hagas nada. Pase lo que pase quédate en la cama, relajado. Aunque no llegue el sueño, relajarse es casi tan valioso como dormir; sólo un poco menos valioso, eso es todo. Si dormir te da un descanso del cien por ciento, relajarte en la cama te dará noventa por ciento, pero no te levantes, si no perturbarás el ritmo.
Dentro de pocos días verás que llega el sueño. También hay que fijar la hora exacta de levantarse por la mañana.
Aunque no hayas dormido en toda la noche, no importa; cuando suene el despertador tienes que levantarte. No te vuelvas a dormir durante el día porque así puedes perturbar el ritmo. ¿Cómo podrá tu cuerpo entrar en el ritmo? No duer­mas durante el día; olvídalo. Espera a la noche y a las once te volverás a acostar. Que el cuerpo esté hambriento de sueño. Así, de las once a las seis… siete horas son suficientes.
Aun cuando en el día tengas ganas de dormir, ve a caminar, lee, canta o escucha música, pero no duermas. Resiste contra esa tentación. El asunto es devolver el cuerpo a un círculo rítmico.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s