AYURVEDA -TANTRA – YOGA – DANZAS- MEDITACIONES

” EL SEXO Y EL AMOR SON LA MISMA ENERGÍA VIBRANDO EN DOS NIVELES DISTINTOS “.

TANTRA  ALQUIMIA SEXUAL 

 EL SEXO Y EL AMOR SON LA MISMA ENERGÍA A DOS NIVELES DIFERENTES DE VIBRACIÓN

10394111_10153285866763475_1240362221996637622_n

Una vez desarrollado el mental superior de tal manera que la persona sea capaz de recibir luz divina de los niveles superiores de consciencia con facilidad y “hacer el amor” (crear el amor en el chakra corazón), empezará la siguiente fase de desarrollo. La siguiente fase consiste en ir transformando permanentemente las negatividades en positividades. Cuando la luz surge en la vida de uno, la negatividad no se va automáticamente. La luz, la positividad que ahora puede
llegar a la persona, todavía no puede quedarse ahí permanentemente. La luz aparece ocasionalmente y vuelve a desaparecer. Lo que el tantra pretende es fortalecer la parte positiva del alma para que la negatividad desaparezca y la positividad se pueda instalar permanentemente. No hay nada que uno pueda hacer para hacer desaparecer la negatividad.
La única manera de que la negatividad desaparezca es fortaleciendo la positividad. La negatividad desaparece por sí sola cuando su presencia en la vida de uno ya no tiene sentido. Volvamos al ejemplo de aquel fumador que haciendo ejercicio de su fuerza de voluntad (la mente superior) había dejado varias veces el tabaco, pero siempre volvía a recaer. Esa persona dejará de fumar cuando el amor se instale permanentemente en su pecho. Mientras su pecho esté vacío, sentirá la necesidad de llenarlo y lo hará a lo fácil con lo primero que tenga a mano: con humo del cigarrillo. Una vez que el amor se haya instalado permanentemente en su pecho, ¿para qué va a querer el apestoso humo del cigarrillo? El humo del tabaco, al perder el sentido, desaparecerá de la vida de este fumador. La negatividad siempre desaparece cuando su
presencia ya no tiene sentido. Pero, ¿cómo hacer que la positividad se instale permanentemente y la negatividad desaparezca? También entrenando, como en la fase anterior, pero este tipo de entrenamiento será diferente.
Para sacar la basura de la casa hay que agarrarla con las manos. La basura no se puede teletransportar hasta el contenedor. Las negatividades del alma tampoco. Las negatividades del alma hay que agarrarlas con las manos del alma y “sacarlas”. El “sacarlas” en realidad significa “transformarlas en positividad”. Para ilustrar esto nos vamos a servir del ejemplo del tantra cuya esencia reside en transformar la energía sexual (el origen de toda negatividad) en amor
(positividad). El tantra es un entrenamiento de campeones ya que cuando uno consigue transformar la energía sexual (energía negativa) en amor (energía positiva) se convierte en campeón de la positividad. Si uno puede hacer eso, puede transformar cualquier negatividad en positividad con mucha facilidad.

El tantra sin Luz es lujuria y libertinaje.

584148206269

Es por eso por lo que es IMPRESCINDIBLE pasar por la fase de disciplina antes de iniciar esta fase. Es absolutamente imposible trabajar en esta fase sin haber pasado por la anterior. Si alguien intentara practicar el tantra sin haber desarrollado su mente lo suficientemente como para poder recibir luz, sus prácticas “tántricas y espirituales” se convertirían en una fiesta de la negatividad, en una celebración de la oscuridad de la que disfrutarían solamente “los dioses negativos” (astrales).

El sexo es el portal por el cual llegamos a este mundo de negatividad. Pero un portal no sirve solamente para entrar, también sirve para salir.

EL SEXO ES EL PORTAL DE LA NEGATIVIDAD Y LO PODEMOS USAR TANTO PARA ENTRAR COMO PARA SALIR. El tantra nos ayuda a salir de la negatividad por ese portal.

El tantra se puede empezar a practicar cuando uno ya conoce el amor: esa fusión de la luz divina con el cuerpo astral dentro del corazón. Ya dijimos que el amor puede surgir solo individualmente dentro de un cuerpo físico, pero si se juntan dos o más personas con capacidad de despertar el amor en el “chakra corazón”, el placer se multiplica. Cada sesión de sexo tántrico empieza con una meditación en la cual las personas que van a practicar el sexo despiertan el amor en su corazón. Este placer es incomparablemente más grande que el placer sexual porque la vibración de la energía sexual es mucho más baja que la energía del amor. El placer que proporciona el sexo es incomparablemente menor al placer que proporciona el amor. Cuando el amor ya esté ahí presente, se iniciará el acto sexual. Para poder despertar la
energía sexual (tener una erección o lubricación vaginal), la energía del amor tendrá que descender y finalmente desaparecer.

EL SEXO Y EL AMOR SON LA MISMA ENERGÍA A DOS NIVELES DIFERENTES DE VIBRACIÓN     

(mente superior y mente inferior).

zsNcjEq2lBA

Por lo tanto, no pueden coexistir. Podemos sentir o el amor o la excitación sexual, pero las dos cosas a la vez, imposible. El dilema que hasta ahora había tenido la humanidad: ¿el sexo con amor o sin amor?, es un dilema falso ya que el “sexo con amor” no existe. Lo que la humanidad hasta ahora había llamado “sexo con amor” en realidad era: sexo con una fuerte atracción astral. Al sexo con menor atracción astral, o sin ella, se le llamaba “sexo sin amor”. Aunque técnicamente el sexo sin atracción astral es imposible, porque LA ENERGÍA SEXUAL ES ASTRAL, en la práctica, la humanidad ya tiene el cuerpo mental lo suficientemente desarrollado como para poder manipular el cuerpo astral: mientras se está físicamente con una persona, a nivel mental se está con otra; mientras físicamente se está viviendo una situación, mentalmente se está viviendo otra. A este truco se recurre a la hora de mantener relaciones sexuales con una persona con la que no hay atracción astral. A esto se le podría llamar: hipocresía sexual.

Cuando una pareja tántrica, después de haber experimentado el amor, empieza a excitarse sexualmente, lo que en realidad está haciendo es bajar la frecuencia de la energía del corazón para poder llevarla a partes más bajas del cuerpo, a las sexuales. Bajando la frecuencia, también disminuye el placer. Cuando se consigue la erección del pene y/o la lubricación de la vagina, en el caso de una pareja de sexos opuestos, el pene penetrara en la vagina, las personas se
abrazarán y ahí se quedarán quietas haciendo el ejercicio mental que se describirá a continuación. El sexo tántrico consiste en no hacer movimientos sexuales o dicho de otra manera: no entregarse a la pasión sexual. Está permitido moverse solamente cuando se nota que la excitación sexual va a desaparecer del todo. El sexo tántrico se puede practicar entre dos personas de sexo opuesto o del mismo sexo, se puede practicar en pareja o en grupo, la técnica es siempre la misma: cuando se consigue la excitación sexual, los genitales se ponen en contacto con el cuerpo del amante. No siempre tiene que haber penetración, también se pueden agarrar o penetrar con la mano los genitales o se le puede echar toda la imaginación del mundo. La cuestión es mantener la excitación “viva”, pero no alimentarla, no permitirle ir a más.
Habiendo iniciado el acto sexual de esta manera, lo que la pareja tiene que hacer es justamente lo contrario de lo que ha hecho al principio: intentar subir la frecuencia de la energía del nivel sexual al nivel de corazón lo cual es un trabajo muchísimo más duro que el anterior. Es más fácil dejar caer la energía, que levantarla. Levantar la energía sexual es dificilísimo porque ella se niega a subir. Su naturaleza es horizontal y su tendencia es moverse en ese plano de existencia
y no subir en vertical. La energía sexual necesita fecundar, ese es su fin. Para ello, la energía se irá acumulando en el vientre bajo, en el segundo chakra, hasta que el cuerpo físico-etérico ya no puede aguantar más tal cantidad de energía y entonces explosionará en algo que llamamos “orgasmo”. Gracias a esa explosión, la energía sexual cumple con su fin: fecundar. La energía sexual se niega a subir hacia arriba porque “sabe” que subiendo desaparecería, se transformaría en amor, y no cumpliría con su fin: fecundar. Es un esfuerzo titánico el que hay que hacer para “convencer” a la energía sexual de que suba para arriba y se convierta en amor.
Al principio lo de transformar el sexo en amor va a ser “misión imposible”. Todos los intentos, en vez de terminar en el corazón, terminarán en orgasmos. Pero a base de muchos intentos, llegará un día en el que la pareja o las personas que lo practican lo conseguirán. Al principio, de cada cuatro intentos, la pareja conseguirá la transformación en una ocasión, en las tres veces restantes el acto terminará con un orgasmo físico. Según vayan entrenando, las transformaciones pasarán a ser más frecuentes. Se pasará de uno de cada cuatro, a uno de cada dos, hasta que al final consigan con facilidad que cada acto sexual suyo termine en amor.
Para que esto se consiga se necesitará por lo menos un año de entrenamientos regulares (practicar el sexo tántrico) aunque esto dependerá de la fuerza espiritual de las personas. El sexo tántrico dura horas porque uno no se entrega a la pasión sino que trata de persuadirla para que se transforme en amor. A esa transformación del sexo en amor le llaman  INYACULAR “eyacular hacia adentro” : conseguir un placer incomparablemente mayor que el orgasmo físico genital.

1452461_10151799341956936_1330836576_n

¡OJO!  Mientras se practica esta transformación, es importante no caer en la trampa de hacer desaparecer la energía sexual, la excitación sexual, para a continuación ponerse a meditar trayendo luz “desde arriba”, llevándola al corazón y pensando: “Ya está. La excitación sexual ha desaparecido y aquí está el amor: lo he conseguido”. No, no se trata de eso. Llegados a este punto de desarrollo espiritual, lo fácil para los practicantes de tantra es abrirse a la luz que viene desde arriba, lo difícil es transformar la negatividad (sexo) en positividad (amor). Cuando la transformación está sucediendo, uno siente que en la medida en la que la excitación sexual en los genitales y en el vientre bajo (el segundo chakra) va desapareciendo, el amor en el pecho va surgiendo. Esas dos cosas tienen que suceder simultáneamente: el sexo desaparece, el amor aparece. En la medida en la que el sexo va perdiendo su intensidad, el amor la va ganando. Si primero desaparece el sexo, para que dentro de un rato aparezca el amor, no se está practicando la transformación.
Como hemos visto, cuando uno decide abandonar el plano de la negatividad, en la primera fase tendrá que aprender a resistirse a la negatividad y una vez aprendida esta lección, cuando uno ya sepa resistirse con facilidad al “cuadrado negativo”, tocará empezar a aprender a transformar esas mismas negatividades en positividad y para ello, como hemos visto, tendrá que sumergirse en esa negatividad. Esto puede ser un paso bastante difícil para algunos porque
se trata de pasar de “no cometer ningún pecado” a cometer todos los pecados posibles.

 “TODO EL MUNDO TIENE QUE PASAR DE SER IMPECABLE EN SU COMPORTAMIENTO A SER EL MAYOR PECADOR DEL MUNDO PARA PODER TRANSFORMAR PERMANENTEMENTE LA NEGATIVIDAD EN POSITIVIDAD. POR OTRO LADO, PARA PODER SER “EL MAYOR PECADOR DEL MUNDO”, PRIMERO HABRÁ QUE APRENDER A SER IMPECABLE EN SU COMPORTAMIENTO.” 

Hay mucha gente que se resiste a este cambio, al paso de la disciplina a la transformación de la negatividad, pero es un cambio absolutamente imprescindible para poder llegar a las puertas de la positividad donde se esperará pacientemente el Gran Orgasmo Cósmico (la segunda iniciación).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s