AYURVEDA -TANTRA – YOGA – DANZAS- MEDITACIONES

DESARROLLANDO LA MENTE POSITIVA O MENTAL SUPERIOR

” DESARROLLO LA MENTE SUPERIOR: LA DISCIPLINA, CONSTRUCCIONES MENTALES
ESTABLES Y LA MEDITACIÓN” 

FRUIT OF LIFE_NYG_01_1224X792

Al mundo astral se lo compara con el agua, ya que la densidad de su energía es parecida a la del agua. El agua te puede llevar de un lado al otro, te puede golpear, te puede ahogar… Pero también te puede lavar y la sensación de estar sumergido en el agua puede ser extremadamente placentera. Si uno está en el agua, pero no sabe nadar o si no tiene una barca con unos remos o un barco con un timón, el agua hará con esa persona lo que quiere haciéndola sufrir. El timón, los remos, el nadar son la mente, la parte superior de la mente, el triángulo blanco. Una persona que todavía no tiene suficientemente desarrollada la parte superior del cuerpo mental vive, como ya dijimos, arrastrada constantemente por las influencias del mundo astral. Esto no solamente afecta el plano emocional personal: cambios de humor constantes e imprevisibles, incapacidad de controlar las emociones o pensamientos, depresiones, tristeza sin causa o motivo aparente; sino que también se refleja a nivel físico en modo de enfermedades y también se manifiesta en la vida exterior de la persona: una persona así no puede tener nada estable en la vida, ni una relación, ni un hogar, ni un trabajo, ni posesiones materiales…

Tengo un amigo que le gustaba mucho el arte (el arte pertenece al mundo astral) y físicamente era un desastre: siempre iba desaliñado. Ese amigo mío siempre estaba con la palabra “fluir” en la boca: “Yo me dejo fluir… todo fluye… dejémoslo fluir…” Hasta que un día le dije: “Lo de fluir está muy bien si eres un pez o un animal marino, pero como ser humano, o sea un animal terrestre, tendrás que aprender a hacer construcciones estables, CONSTRUCCIONES MENTALES ESTABLES para que el “agua” de tu cuerpo astral no te arrastre de la manera que te está arrastrando. Tú no fluyes, a ti te arrastra el agua.” Analizando el ejemplo de este amigo mío, podremos ver con más claridad ¿qué son las construcciones mentales estables y para qué sirven? En su caso, una construcción mental estable sería sacar todos los días a su perro a la calle para que haga sus necesidades ahí y no dentro de su casa. Aunque el cuerpo astral le dijera: “Ay, es que ahora no tengo ganas de salir… está lloviendo… hace frio… es tarde”, el cuerpo mental se impondría y diría: “Lo correcto es sacar a los perros y así lo haré”. Pero antes de empezar a hacer estructuras mentales propias, primero hay que aprender a respetar las estructuras mentales ya existentes. Las estructuras mentales ya existentes son las “leyes humanas” y las normas sociales. Ese sería el primer paso y esto la mayoría de la gente lo aprende en la infancia.

Después de aprender a respetar las estructuras mentales ya existentes, toca aprender a hacer construcciones mentales propias. Esto también se suele aprender en la segunda parte de la infancia. Se empieza con construcciones sencillas y se van desarrollando. En el caso de este amigo mío, después de aprender a respetar las construcciones mentales ya existentes, le tocaría aprender hacer estructuras mentales propias tan sencillas como el obligarse a sí mismo a preocuparse regularmente de su higiene y su aspecto físico, igual que de sus perros y sus gatos. Más adelante, una vez aprendidas estas lecciones más facilitas, a este amigo mío le tocaría hacer construcciones más complejas hasta llegar a ser capaz de hacer construcciones financieras. Un plan económico para salir de las deudas que el tenía. Si este amigo consiguiera hacer una construcción de este tipo Y CONSIGUIERA LLEVARLA A LA PRACTICA, estaría “curado”, estaría preparado para activar la parte superior de su mente, el triángulo blanco, y reiniciar su vida en la positividad.

Hay muchos soñadores en el mundo que tienen muchos planes y proyectos maravillosos que no pueden o no saben llevar a la práctica. A esas personas, cada vez que les llega una ola del plano astral, se les lleva por delante sus construcciones mentales: sus planes, sus ideas y sus sueños. Todos conocemos por lo menos a una persona así. Todos tenemos a un amigo o un familiar que ha empezado miles de cosas en la vida y nunca ha terminado ninguna de ellas.

Hacer construcciones mentales estables, que ninguna fuerza del plano astral pueda derrumbar, es esencial para poder activar la parte superior de la mente, la parte positiva, el triángulo blanco que sirve para recibir luz e informaciones de planos superiores de consciencia. Es por eso que los alumnos de los grandes maestros espirituales se llaman discípulos (disciplina = discípulo). La disciplina consiste en aprender a hacer construcciones mentales estables resistentes a los vientos y las oleadas que vienen del plano astral. Ese es el único camino para llegar a la positividad. Los atajos espirituales no existen. Para salir de la negatividad primero hay que trabajar muy duro en la “construcción mental” para desarrollar la parte superior de la mente, esa parte de la mente que será capaz de dominar el plano astral con mano firme.10429414_10152869246775520_2932275223337242052_n

El cuerpo astral funciona como un niño: hace lo que le place y huye de lo que le desagrada. El cuerpo mental no funciona a base de placer, el placer no es el motor que mueve la mente. El sentido de lo correcto y lo incorrecto es lo que mueve la mente. Lo placentero no siempre es lo correcto y mucho más a menudo lo desagradable puede ser lo correcto. Fíjate en la sociedad que hemos creado.
Vivimos en una sociedad en la que lo único que importa es lo correcto y lo incorrecto. Lo placentero, a nivel social, no importa. A nivel individual sí que importa el placer y de ahí viene el conflicto: la sociedad nos “oprime”, no se nos permite “ser lo que somos”. Lo que la sociedad hace, y por eso la hemos creado tal y como es, es obligarnos a desarrollar la mente superior. La única manera de desarrollar la parte superior de la mente es resistiéndonos a las oleadas del plano astral y la mente superior es absolutamente imprescindible para poder tener acceso a planos superiores de consciencia. Esta sociedad que tenemos ahora mismo nos está ayudando en eso. La humanidad en su mayoría, sobre todo en el primer mundo, ya está cansadísima de vivir en el infierno. Vivir con la mente inferior, dominados por el mundo astral, por los “dioses negativos”,inspirados por ellos.

 ESO ES EL INFIERNO. Ese infierno lo conocemos todos: ira, celos, envidia, avaricia, vanidad, miedo, caos …

SADHANA LA DISCIPLINA

El primer paso para salir de ese infierno es LA DISCIPLINA. Con la disciplina se desarrollará la mente superior con la cual se empezarán a captar los primeros rayos de luz provenientes de los planos superiores de consciencia. A esto (el recibir la luz a través de la mente superior) se le llama “meditación”.

Todo, absolutamente todo lo que existe en vertical, existe también y en horizontal.481865_10151649276890520_1236526060_n El equivalente horizontal de la meditación sería TOMAR EL SOL. La meditación es tomar el Sol espiritual. En la meditación la persona es la parte pasiva, la parte femenina, que recibe la luz del Sol (de los planos superiores de consciencia) que es la parte activa, masculina. Meditar es posible solamente con la parte superior de la mente, el triángulo blanco, desarrollado y activado. El nivel mental es el primer nivel en el que surge la positividad, pero no por ello deja de existir la negatividad. El triángulo negro sigue estando ahí. La mente es el aspecto masculino de la pareja astral-mental, pero el cuerpo mental en sí está compuesto de su parte masculina y su parte femenina: su triángulo negro y su triangulo blanco. Curiosamente, a nivel mental la parte masculina es NEGRA y la parte femenina BLANCA. El triángulo negro es masculino y el blanco femenino.

what_is_harmony

De ahí que se considere comúnmente que las cualidades masculinas son la lucha, la ira, la agresividad etc. y las cualidades femeninas la ternura, la bondad, el pacifismo… Este convencimiento viene del nivel mental. En la mente (a nivel mental) es así: lo masculino es lo negativo y agresivo y lo femenino lo positivo y bondadoso. Ya explicamos que lo femenino es lo pasivo y lo masculino activo. Lo masculino es lo que guía y lo femenino lo que se deja guiar. Lo masculino es lo que da y lo femenino lo que recibe. Cada vez que YO tengo la sensación de estar haciendo algo, soy YO la que está manipulando cierta cosa, eso significa que he activado el aspecto masculino de mi ser. Cada vez que digo: “Yo no sé nada de esto, dejaré que alguien me enseñe o me guie o directamente lo haga por mí”, estoy activando el lado femenino de mi ser. Por lo tanto, el “YO SOY (existo)” es femenino y el “YO HAGO” es masculino.

Cuando una persona todavía tiene su sentido del “yo” en el cuerpo astral que está movido por la parte inferior de la mente, el sentimiento del “YO HAGO”, el aspecto masculino, está en la parte inferior de la mente, en el triángulo negro. O sea el aspecto masculino está en la negatividad, es negro. En una persona que no tiene desarrollada la parte superior de la mente, el sentimiento de “YO SOY (existo)”, igual que el “YO HAGO” está, casi permanentemente, en la parte inferior de la mente. Todas las informaciones que esa persona recibe son negativas. En una persona así, los rayos de luz solar espiritual, no le llegan casi nunca. Esa persona vive en una oscuridad y una agonía permanente. Según se vaya desarrollando la parte superior de la mente mediante la disciplina, la persona, al principio raramente, pero con el tiempo cada vez con más frecuencia, conseguirá, en momentos de descanso, desconectar el aspecto masculino, el “yo hago” y espontáneamente meditacion-transpersonaly sin saber cómo, subir a la parte superior de la mente y experimentar la luz espiritual. Estas experiencias al principio,aparte de ser algo que uno no puede controlar, serán experiencias vagas y de poca intensidad. Pero según se vaya desarrollando la parte superior de la mente, la persona conseguirá cada vez con más frecuencia subir a la azotea mental y allí tomar el Sol espiritual cada vez con más intensidad. Cuando la parte superior de la mente esté muy desarrollada, la persona podrá intencionada y conscientemente “subir a la azotea” y tomar el Sol espiritual siempre que quiera. Ese “tomar el Sol espiritual” en realidad significa “COMUNICARSE CON DIOS”.

Los dos triángulos de la Estrella de David simbolizan los dos hemisferios cerebrales. En el hemisferio izquierdo que nos sirve para controlar la parte derecha del cuerpo está instalado nuestro aspecto masculino, el “yo hago” y en el hemisferio derecho, que controla la parte izquierda del cuerpo, está instalado nuestro aspecto femenino, el “yo soy”. Si uno no ha despertado en el plano búdico, es imposible que los dos triángulos de la Estrella de David sean blancos (positivos). Solamente en una persona que haya despertado en el plano búdico, los dos aspectos de la mente, el femenino y el masculino, pueden ser positivos y blancos. De otra manera, el aspecto masculino siempre será negro, aunque sea mínimamente. La intensidad y la cantidad de la negatividad irán disminuyendo con la luz que vaya penetrando la mente en los momentos de pasividad, de “meditación”, pero hasta que no suceda el Gran Orgasmo Cósmico dentro de la persona, la negatividad siempre estará ahí.

Si no se tiene desarrollada la parte superior de la mente, es preferible no “meditar”, porque en tal caso la meditación puede traer más daños que beneficios. Ha habido casos en los que una persona que todavía no tiene la fuerza mental suficiente como para poder activar la parte superior de la mente, se apunta a clases de meditación o yoga y ¡lo pasa fatal en esas clases! Lo pasa fatal porque al desactivar el “yo hago” que es con lo que la gente en la negatividad se defiende de las fuerzas oscuras (es la única defensa que tienen), no tienen capacidad de alzar el “yo soy” al nivel superior de la mente, por lo tanto el “yo soy” se queda en el triángulo negro, en la parte inferior, a merced de los “dioses negativos” que aprovechan la ocasión para atacar con todas sus fuerzas ya que no encuentran ni la más mínima resistencia porque el “yo hago” (el defensor) está desconectado. La meditación no es para todo el mundo. Cuando se dice que la “meditación” es muy buena, hay que matizar: es muy buena para los que tienen la mente superior desarrollada, para los demás es perjudicial. Si la meditación no es extremadamente, indescriptiblemente placentera, no es meditación. Si la meditación no es fructífera en lo que se refiere a la adquisición de nuevos conocimientos, entendimientos e ideas, no es meditación. Para que se pueda practicar la meditación primero hay que desarrollar la mente a base de disciplina. PRIMERO DISCIPLINA Y LUEGO MEDITACIÓN. Primero a trabajar, a sufrir aprendiendo a crear construcciones mentales estables (la disciplina) y luego a disfrutar tomando el Sol espiritual (meditación).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s