AYURVEDA -TANTRA – YOGA – DANZAS- MEDITACIONES

” LA GESTACIÓN EN LA MATRIZ ESPIRITUAL”

LA GESTACIÓN EN LA MATRIZ ESPIRITUAL
NIVEL MENTAL SUPERIOR

amor8

Al cuerpo causal también se le llama sencillamente “alma”, esa alma “eterna” que se encarna en diferentes cuerpos físicos “vida tras vida”. El cuerpo causal es “la matriz espiritual” ya que es ahí en ese cuerpo donde se gesta una “nueva vida búdica” después del Gran Orgasmo Cósmico. El plano en el que se desenvuelve el cuerpo causal es la parte más alta, la parte superior del plano mental. El mental superior es exclusivamente positivo, la negatividad no tiene accdescargaeso a esta parte del plano. La negatividad existe solamente en la parte inferior del plano mental. Por eso, una vez que alguien entra en su cuerpo causal, queda aislado en la positividad y la negatividad procedente del plano astral ya no tiene acceso a él/ella. Esta parte alta y positiva del plano mental se comunica con el plano búdico. No existe un tal “plano causal” separado del plano mental. ¿Por qué entonces tenemos dos cuerpos, el mental y el causal, para desenvolvernos en un mismo plano, en el plano mental? Para poder vivir la negatividad en el cuerpo mental visitando la positividad en modo de entrenamiento (la Estrella de David) y poder aislarnos cuando llegue la hora en la positividad del cuerpo causal, la matriz espiritual, para incubar la consciencia búdica envueltos en el cuerpo búdico-átmico del Gurú y así poder renacer en el plano búdico.

Un “feto espiritual” es una persona que vive su periodo de gestación espiritual en el cuerpo causal dentro del seno de su Gurú antes de poder renacer en el plano búdico. Un feto espiritual se alimenta de su Gurú (su madre espiritual): la luz búdica del Gurú es el alimento del feto. Toda la sabiduría del Gurú ya está al alcance del feto: todo lo que siente la madre, lo siente el feto también. El único contacto de un feto con el mundo exterior (búdico-átmico) es su madre, su Gurú. Con el mundo de la negatividad, el feto ya no tiene contacto, el cuerpo búdico de su madre le protege de ello. El feto sabe todo lo que sabe la madre, porque técnicamente son uno.

La gestación consistirá en ir descomponiendo el “yo negativo”. Según se va descomponiendo el “yo negativo”, se va positivando el “yo hago”, el aspecto masculino del alma y se va sincronizando con el aspecto femenino que ya viene siendo positivo (la positivización del aspecto femenino es la condición para que se dé lugar a la Inseminación Divina). En el cuerpo causal se funden lo masculino y lo femenino, el “yo soy” y “yo hago”. El cuerpo causal no tiene pareja porque él mismo es femenino y masculino. La descomposición del “yo negativo” es “la crucifixión del hijo del hombre”. Ninguna negatividad desde fuera puede afectar al feto, pero la descomposición del “yo negativo” puede llegar a ser un proceso muy penoso, extremadamente doloroso, pero imprescindible para poder renacer en el mundo de la positividad. Cuando el “yo negativo” todavía no ha desaparecido, cuando todavía está ahí, sin la protección del Gurú, la persona seguiría atrayendo a su vida negatividades, el “yo negativo” se seguiría alimentando, la persona seguiría creándose karma y la positivización sería imposible. Para que el “yo negativo” muera, hay que dejar de alimentarlo, porque alimentándolo le estamos dando fuerza. Por eso el Gurú protege a su feto de la negatividad, para que la negatividad no alimente el “yo negativo” y para que se pueda llevar a cabo su descomposición. Sin un Gurú protegiendo un cuerpo causal, ninguna positivización sería posible.

Es más, SIN UN GURÚ NO SE PUEDE ENTRAREN EL CUERPO CAUSAL.

Ningún esfuerzo individual, personal puede hacer que alguien entre en el cuerpo causal. El Gurú pone la semilla búdica y acoge en su seno a una persona solamente cuando esa persona ya ha terminado de vivir su negatividad, cuando ya no necesita más negatividades para crecer espiritualmente. Cuando una persona ha absorbido toda la negatividad que necesitaba su alma, la ha vivido plenamente, la ha soltado y ha pagado su karma, entonces esa persona está lista para dar un paso más en su camino hacia la positividad y es en ese momento en el que aparece el Gurú para engendrar y gestar. Si el Gurú apareciera antes con esta intención, privaría a la persona de adquirir toda la sabiduría, toda la luz que puede y tiene que adquirir de la negatividad.
La gestación habrá terminado cuando el “yo negativo” haya desaparecido y cuando los aspectos masculino y femenino se hayan igualado en su positividad. Cuando eso suceda, la persona despertará en el plano búdico.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s