AYURVEDA -TANTRA – YOGA – DANZAS- MEDITACIONES

EL (RE)NACIMIENTO NIVEL BÚDICO-ÁTMICO

EL (RE)NACIMIENTO
NIVEL BÚDICO-ÁTMICO

10394111_10153285866763475_1240362221996637622_n

Hasta este momento hemos hablado de los planos búdico y átmico como de los planos de la positividad, pero la verdad es que lo búdico-átmico es la contraparte positiva del “cuadrado negativo” y junto con ella forma un mundo negativo de seis realidades paralelas (física, etérica, astral, mental, búdica y átmica) el cual tiene su contraparte positiva. Igual que el cuerpo causal es el cuerpo que hace posible pasar del “cuadrado negativo” al búdico-átmico, para pasar del mundo negativo de seis realidades a su contraparte positiva, habrá que despertar en la Mónada humana. La Mónada es el espíritu de la humanidad. Todo lo que somos, hacemos y
experimentamos no es más que la manifestación de la Mónada humana.

La Mónada somos todos y cada uno de nosotros. Mientras falte ahí en la Mónada uno de nosotros, la Mónada no estará completa. Y si la Mónada no está completa eso significa que no está despierta y por lo tanto no puede seguir con su avance espiritual en la contraparte positiva de este mundo de seis realidades paralelas y negativas.

Un Jesucristo, un Buda y muchos más que han despertado en la Mónada, siguen estando ligados al mundo de seis realidades negativas, no pueden escapar de la negatividad, no pueden seguir con su avance espiritual PORQUE ELLOS NO SON INDIVIDUALIDADES SEPARADAS, SON PARTE DE LA HUMANIDAD, SON LA MÓNADA. ELLOS SON LA MÓNADA Y CADA UNA DE LAS ALMAS HUMANAS ES LA MONADA.

Cada alma que despierta en la Mónada “dice”: “Yo soy la Mónada. Yo soy la humanidad”. Más allá de la negatividad, más allá del mundo de las seis realidades, la individualidad no existe. Igual que en el camino de minerales a humanos fuimos fragmentando nuestra consciencia para llegar a creer que somos un cuerpo físico, en el camino de “humanos físicos” a “espíritu de la humanidad” (la Mónada de la cual salimos una vez en forma de energía para convertirnos en materia elemental), iremos aumentando nuestra consciencia. El “yo negativo” piensa que es un cuerpo físico lo cual es el campo de conocimiento más pequeño posible. El “yo positivo”, la consciencia en el cuerpo causal piensa que es su Familia Espiritual de la cual hablaremos más adelante. Y la Mónada piensa que es la humanidad. Ninguno de estos tres sentidos del “yo” no es ni verdadero ni falso, todos son temporales. De la primera a la segunda y de la segunda a la tercera fase se pasa paulatinamente desarrollando la consciencia poco a poco, agrandándola poco a poco, creciendo poco a poco. El despertar de la Mónada se llevará a cabo cuando la última alma humana despierte en ella.

descarga-(1)

MIENTRAS HAYA UNA SOLA ALMA SUFRIENDO EN ALGÚN LUGAR DE LOS SEIS PLANOS DE EXISTENCIA, NADIE DE NOSOTROS ESTARÁ REALMENTE LIBRE PORQUE NADIE PODRÁ RENACER EN LA POSITIVIDAD, EN LA CONTRAPARTE POSITIVA DEL MUNDO DE SEIS REALIDADES. ESO LO PODEMOS HACER SOLAMENTE TODOS JUNTOS. DE LA NEGATIVIDAD NOS LIBRAREMOS O TODOS JUNTOS O NADIE.

El plano búdico es el aspecto femenino y el plano átmico, el Atma, es el plano masculino. Atma es la voluntad Divina. El plano búdico es el material con el que trabaja la mano de obra llamada Atma. Habiéndose equilibrando estos dos principios, el búdico y el átmico, el femenino y el
masculino, surge el segundo Gran Orgasmo Cósmico con el que se renace en la Mónada. Con el segundo Gran Orgasmo Cósmico se liberará definitivamente el sentido del yo del cuerpo causal y subirá a la Mónada. Porque aunque uno despierte en el plano búdico, el sentido del yo seguirá estando en el cuerpo causal y seguirá estando ahí hasta que la consciencia se libere definitivamente de este mundo de seis planos de existencia que siempre, aun estando en el plano de la positividad (búdicoátmico), tendrá un puntito de negatividad como en el símbolo yin & yang.10552438_10152150854546286_3919182236927724584_n

La liberación definitiva de la negatividad vendrá cuando todos despertemos en la Mónada. Cuando todos estemos reunidos en nuestro origen, en la Mónada, cuando la Mónada vuelva a recuperar toda su energía (todas sus almas), ella se convertirá en nuestra segunda Matriz Espiritual. Después de pasar en ella el tiempo de gestación necesario, renaceremos en la otra realidad positiva que es la contraparte de esta realidad negativa de seis planos de existencia paralelos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s